Del miedo a la igualdad

Del miedo a la igualdad“Los grandes filósofos del Barroco adrede mintieron
sobre algo que conocían bien, la naturaleza humana. Locke,
Espinosa, Descartes, imaginaron un ser humano que
no nacia, no tenía sexo y no moría. Un ser humano que
era racional incluso cuando buscaba su propio interés.
Todo lo contrario habían pensado los grandes humanistas
del Renacimiento, con Maquiavelo y Erasmo en posición
preferente; lo contrario habían probado los más de
cien años de guerras de religión y sus crueldades inimaginables;
lo contrario pensaban los mismos moralistas barrocos.
Los humanistas avalando su pesimismo sobre la
naturaleza humana con la erudición histórica mediante
la cual la cultura occidental recuperó su propio pasado
precristiano. Los estados europeos que no pudieron, supieron
o quisieron interrumpir fin faná.tico baño de asesinatos
cuyos motivos religiosos desaparecian, por poco nobles
que fueran, bajo políticas infames de equilibrios de
poder entre las potencias. Los moralistas que desesperaban
de encontrar salida alguna a un mundo en el que la
religión ya no fundaba valores, sino que atizaba crímenes.

Texto