Rebeldes

rebeldesComo movimiento político, el feminismo nace en España en los años 70 sin los referentes que tienen las mujeres en otros países democráticos. Sin pasado feminista reconocible, habiendo sufrido como todo el país la ablación de la memoria, forzadas por una educación retrógrada a encajar dentro de una horma de hierro en la que no cabía deseo, placer ni aspiraciones propias, las mujeres tienen que enfrentarse no sólo a las ataduras externas sino, sobre todo, a los estereotipos heredados. Cuando la mujer decide ir a la universidad, ser médico o juez, anteponer su profesión o sus deseos al matrimonio, tener un proyecto propio, la ruptura con la norma casi siempre tiene que hacerla en solitario.
Contada en primera persona por una de las pioneras del feminismo español, Amelia Valcárcel, ésta es la historia de una lucha por la paridad que no habla de las conquistas políticas o sociales, sino de aquellas que han permitido a la mujer romper con tabúes, normas y valores que coartan la plena vivencia y expresión de su ser.